Ideario

El Bloque Andaluz de Revolución Sexual nace de la inquietud provocada por la deriva de los objetivos que ha tomado la Manifestación del  Orgullo LGTBI+ en la mayoría de las ciudades donde se celebra, teniendo como ejemplo Madrid, Barcelona o Sevilla. Bajo estos hechos y con una pérdida total de objetivos, los partidos o fundaciones ven limitada su actividad bien sea por desidia o por intereses particulares. Además los colectivos de base de corte LGTBI+ se encuentran presentes en casi todas las grandes ciudades, no siendo el caso de Sevilla que ha visto como en los últimos tiempos la mayoría de los movimientos de este tipo han desaparecido.

Este colectivo se define como un movimiento de izquierda revolucionaria. Crítico con el hetero-patriarcado como institución y contra las sexualidades convertidas en identidades rígidas. Contrario al fascismo, al neoliberalismo capitalista, en lucha contra el consumismo despolitizador y opuesto al poder de control de las religiones en general y de la Iglesia Católica española en particular.

Tomando estos principios anteriormente citados, buscamos como último fin la Revolución Sexual y Cultural, porque queremos un cambio radical en la sociedad donde no influya la etnia, el sexo, el género, la genitalidad o la edad de las personas a la hora de interrelacionarse. En la actualidad, la Revolución Sexual y Cultural se hace necesaria para romper con la realidad binarista, artificial y heredada de siglos pasados que creó una cadena simbólica por la cual se liga sexo, identidad de género, orientación sexual y prácticas sexuales. Como consecuencia, muchas personas se han visto apartadas, invisibilizadas y prescritas como “anormales”  en la sociedad.

Entendemos los conceptos de masculinidad y feminidad como un continuo difuso, es decir, no existen líneas que nítidamente establezcan departamentos estancos mutuamente excluyentes. Por lo tanto, abogamos por contemplar la pluralidad y diversidad de todas las personas. Esta es una ruptura que debe hacerse desde abajo hacia arriba, impidiendo que sean las élites burguesas quienes nos definan.

En este sentido entra en juego la cuestión del placer sexual y la errónea y escasa educación sobre el mismo, reducida a los órganos reproductores, entendiéndose el coito vaginal como forma suprema y casi exclusiva de práctica sexual placentera. Deberían incluirse otras prácticas y zonas erógenas, así como la afectividad y las emociones, ya que el placer sexual debe entenderse como un factor transversal que atraviesa todas las esferas de nuestra vida cotidiana, evitando que estas cuestiones sigan siendo tabú en el ámbito considerado íntimo/familiar, incluso en el de la pareja.

En resumen, luchamos por deconstruir las cuestiones culturales que encorsetan nuestras sexualidades, afectividades, emociones… Puesto que no existen personas “heterosexuales”, “gays”, “lesbianas”, “bisexuales”, “transexuales”, etc, sino prácticas sexuales, y adscribirnos a estas etiquetas solo conlleva un detrimento en nuestras vidas.

Basándonos en este fin general (la revolución sexual y cultural), los criterios que seguimos son los siguientes:

1) “Combatir el capitalismo en su actual vertiente neoliberal, como instrumento indiscutible de alienación, explotación y deshumanización. Además, de él derivan las etiquetas sexuales creadas por la burguesía, y que en la actualidad  ha encontrado refugio en el denominado Mundo Rosa. El papel que juega el neoliberalismo refuerza que estos espacios ya no sean de resistencia o encuentro sino que se convierten en lugares de desvirtualización de las relaciones personales y sexuales, lugares de exclusión. Además, la perversión que hace el sistema de las redes sociales, desvirtúan cada vez más al ser humano”.

Aquí una reflexión amplia del primer punto del ideario

2) Combatir  los Movimientos Reaccionarios representados por  la Extrema Derecha en  todas sus formas (Franquismo, Neofascismo y movimiento Ultra Católicos)  así como cualquier tipo de Instituciones sostenedoras de la Represión Sexual, ya sean religiosas (católicas, protestantes, judaicas,  islámicas, etc.) o burguesas (familias mononucleares, Estado burgués, escuela y ejército).

Aquí una reflexión amplia del segundo punto del ideario

3) Feminismo, ya que el elemento opresor es el actual Patriarcado, germen de la desigualdad social, los roles de géneros, la vinculación de género y sexo biológico, que hacen de la sexualidad un elemento totalmente controlado por los agentes dominantes y sus pautas de comportamiento.

Aquí una reflexión amplia del tercer punto del ideario

4) El colectivo se considera posicionado políticamente respecto a los puntos anteriormente expuestos, pero se declara apartidista y sin ningún tipo de filiación a ningún partido. No obstante, se admite la doble militancia de sus integrantes. Por otro lado, en este colectivo todxs somos necesarixs, independientemente de las prácticas sexuales de cada cual, para conseguir una auténtica revolución sexual. Se trata, pues, de un colectivo abierto y amplio.

5) Las decisiones se tomarán de manera asamblearia, además, todos los miembros del grupo estarán dispuestos a que el trabajo se realice de manera repartida y con una participación activa.

¡POR UNA REVOLUCIÓN SEXUAL Y CULTURAL!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s